Crucigramas como antídoto al sudoku del coronavirus, como válvula de escape al confinamiento obligatorio en casa.

Los medios impresos que ofrecen pasatiempos hacen furor y se han convertido en los productos más cotizados. Carmen, quiosquera en Sevilla, lo avala. «Sí, se puede de decir que me los están quitando de las manos». «Es la primera vez en mi vida de quiosquera que me ha llegado a faltar material», comenta a ABC.

«Los crucigramas y pasatiempos me los quitan de las manos en el quiosco desde la alarma del coronavirus»

Los libros y revistas de entretenimiento mental más solicitados son los crucigramas de toda la vida y los pasatiempos infantiles, aclara Carmen. 

La irrupción de Internet hizo pensar a algunos que el crucigrama podía estar camino de su extinción, puesto que ya existen hasta aplicaciones para teléfono móvil que permiten resolverlo en cualquier tiempo muerto. Nada más lejos de la realidad. Junto con la televisión y los libros, los rompecabezas constituyen una vía de evasión para matar el tiempo cuando avanzan las horas y los días de reclusión en casa.

ABC de Sevilla del 19/03/2020

WhatsApp chat